miércoles, 31 de diciembre de 2008

BUJIAS

CLASIFICACIÓN DE LAS BUJÍAS

Unas de tantas clasificaciones en que se pueden organizar las bujías es según su grado térmico en bujias frias y bujias calientes.

El grado térmico es la capacidad que tiene la bujía de transmitir el calor desde la punta o saliente cónica hasta el sistema de enfriamiento. Esta transmisión depende de la distancia que recorre el calor para alcanzar la culata del motor.

Bujías calientes:
Tienen la punta del aislante más larga y transmite el calor al exterior lentamente. Este tipo de bujía logra alcanzar una temperatura más alta y por tal razón quema mejor los depósitos de la combustión que pueden ensuciar la bujía a regímenes bajos del motor.




Bujía caliente - Fuente:Enciclopedia Salvat del automóvi.











Bujías frías:
Tienen la punta muy corta y transmiten calor al circuito de refrigeración muy rápido. Se utilizan para evitar el sobrecalentamiento en motores destinados a trabajos duros o que funcionan a regímenes altos.

Bujía fría - Fuente:Enciclopedia Salvat del automóvi.

Las bujías normales son las que logran un punto medio entre las dos explicadas anteriormente.

LECTURA DE BUJÍAS

Las siguientes gráficas indican el comportamiento del motor según el aspecto de la bujía.


Bujía normal:
Presenta un color grisáceo - castaño a blanco. Indica una buena gama de calor de la bujía y que el cilindro está bueno.
Bujía normal - Fuente: Federal Mogul



Bujía desgastada - Fuente: Federal Mogul
Bujía desgastada:
Presenta un desgaste excesivo en la punta de los electrodos debido a fallas durante aceleración y arranques bruscos.



Bujía con depósitos de carbón:
Presenta carbón blando, negro o como hollín. Indica una mezcla rica, encendido pobre o que se está usando una bujía muy fría. Cuando se presenta este tipo de falla en los motores a carburador se debe revisar el estrangulador. En motores inyectados se debe comprobar si el inyector del cilindro está obstruido. La falla puede ser producida por una baja velocidad del motor o por poca compresión en el cilindro.
Bujía con depósitos de carbón - Fuente: Federal Mogul
Bujía con daños mecánicos - Fuente: Federal Mogul
Bujía con daños mecánicos:
Son causados por objetos extraños en la cámara de combustión o una penetración muy profunda de la bujía.
Bujía con depósitos de ceniza:
Presenta materiales incrustados en los electrodos o en el centro, de color castaño claro. Son causados por aditivos del aceite y/o del combustible.
Bujía con depósitos de ceniza - Fuente: Federal Mogul

Bujía con depósitos de aceite - Fuente: Federal Mogul
Bujía con depósitos de aceite:
Se nota en la bujía una cubierta aceitosa causada por filtración de aceite que pasa por las guías de válvulas o por los anillos de los cilindros.



Sobrecalentamiento del motor:
El aislador presenta la cubierta decolorada, con desgaste en los electrodos y ausencia de depósitos. Bujía muy limpia.
Sobrecalentamiento del motor - Fuente: Federal Mogul
Preencendido inicial del motor - Fuente: Federal Mogul
Preencendido inicial del motor:
Los electrodos de centro y/o tierra fundidos. El grado térmico de la bujía está errado y/o es necesario una sincronización avanzada.
Preencendido sostenido del motor:
Los electrodos de centro y/o tierra fundidos y/o el aislador se encuentra fundido, se deben revisar daños en el motor.
Preencendido sostenido del motor - Fuente: Federal Mogul
Motor con detonaciones - Fuente: Federal Mogul
Motor con detonaciones:
Los aisladores pueden estar rajados o astillados, provocados por mal ajuste en la separación de los electrodos.
Bujía con salpicaduras:
Presenta pequeños depósitos de contaminantes en el aislador. Debe limpiarse el sistema de alimentación.

Bujía con salpicaduras - Fuente: Federal Mogul